Qué ver en las ciudades más antiguas de Argentina

La creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776, dependiente de la Corona española, fue el primero de una serie de hitos fundamentales en la historia de las naciones de América del Sur. En este primer intento de organización administrativa fue que comenzaron a fundarse pequeños asentamientos, que fueron creciendo hasta convertirse en poblados más importantes. Algunos de ellos resistieron el paso del tiempo y la ruptura que implicaron las independencias nacionales: pasaron de ser fuertes coloniales a localidades englobadas en el territorio de países autónomos.

La República Argentina, con apenas 200 años de vida, posee muchas localidades que fueron creadas a partir de su independencia en 1816 e incluso antes de que el país existiera como tal. En estas ciudades con varios siglos de vida es donde la historia colonial y fundacional puede ser vista y revisada de primera mano.

La ciudad más antigua del país que aún se mantiene en pie es Santiago del Estero. Mil kilómetros y casi treinta años de diferencia la separan de Buenos Aires, la gran ciudad y capital del país, cuya segunda y definitiva fundación data de 1580. Considerada como la “madre de las ciudades”, los españoles inauguraron al noroeste del territorio argentino su proceso de colonización, que luego se extendió por todo el país. Santiago del Estero fue fundada en 1553 y el mejor testimonio de su longeva historia es, como en la mayoría de las ciudades, la Catedral Basílica construida en 1591, que fuera la primera iglesia del país. El capitán español Francisco de Aguirre la bautizó “Santiago” en homenaje a Santiago Apóstol y “del Estero” por los bañados y el cauce del río cerca del cual se encontraba enclavada. Más tarde pasaría a ser la ciudad capital de la provincia del mismo nombre, cuna del folklore y la chacarera, paraíso de aguas termales y poseedora de las salinas más grandes del país.

santiago-del-estero-catedral-atardecer

En la provincia más poblada del país, Buenos Aires, más de veinte distritos ya son bicentenarios. Sin embargo la localidad de Baradero las dobla en edad, ya que en 2015 celebra cuatrocientos años de vida. Nació como una reducción indígena en los márgenes del Río Baradero; el Museo Histórico Municipal de la ciudad posee objetos de la cultura indígena que datan de estos primeros años. Ya en el siglo XIX, la fuerte ola inmigratoria recaló también en Baradero; hoy puede visitarse la “Colonia suiza” que fue el primer asentamiento de los recién llegados a partir de 1856. La Reserva Natural Urbana Parque del Este, el Parque Botánico Sarmiento y la Pulpería “El Torito” (una de las últimas de toda la provincia) son otros de sus atractivos para el turismo. Actualmente el Río Baradero concentra una importante actividad vinculada a los deportes náuticos.

En la Patagonia, región del país anexada tardíamente al territorio nacional (las campañas denominadas “Conquista del Desierto” se sucedieron hasta 1885), la localidad más antigua en pie está en Río Negro y es su actual ciudad capital, Viedma. Su fundación data de 1789 y se realizó conjuntamente con la de Carmen de Patagones, localidad vecina emplazada en territorio bonaerense. Desde 2002 se la considera la “capital histórica de la Patagonia” y en 2009 estuvo cerca de convertirse en la capital administrativa del país, aunque finalmente el proyecto legislativo no fue sancionado. Su principal atractivo turístico es el Río Negro, el mayor de la Patagonia argentina y uno de los cinco más caudalosos del país. En este entorno fluvial se promueven excursiones de pesca embarcada, paseos en catamarán y kayak y la práctica deportiva de canotaje y velerismo.

viedma-costanera

Anuncios