Planes Santos

Hace un rato despedí a Cielo y Candela que partieron rumbo a una ciudad indiscutiblemente bella, archicomentada por estos días (Habemus Papam) y turísticamente invadida en Semana Santa: Roma. Por H o por B (por D de destino o M de mala suerte, para ser exactos) no pude sumarme esta vez. Mis planes para Semana Santa no van en aéreo y transitan por otra carretera: voy a pasar unos días en Alcalá de Henares, a unas dos horas de donde vivimos. Mucha cultura e historia se respiran allí y tengo muchas ganas de empaparme: en Alcalá nacieron Cervantes, papá del Quijote, y el Arcipreste de Hita. Allí funciona la Universidad y primera sede del prestigioso Instituto Cervantes, donde todos los años los Reyes de España entregan el homónimo Premio literario. La convivencia de tres religiones y sus consecuentes huellas culturales se plasman en la arquitectura y diagramación de la ciudad con sus barrios cristiano, judío y musulmán. Me la imagino muy similar a Toledo, y eso me trae recuerdos recientes y gratos, y me entusiasma sobremanera.

Además, volveré por unos días a hacer vida en familia, a dormir y comer adecuadamente, de acuerdo a unos parámetros espacio-temporales que en la vida en solitario están algo desdibujados, para ser sinceros (tampoco tanto, no es para preocuparse).

Quiero vivir la cultura perdiéndome en sus calles y advertir cómo se mezcla la tradición de siglos con la vida de los ¿alcalinos? Quiero comer huevitos de Pascua, cambiar de aire, llenarme de ese bienestar que provoca viajar, el estar en constante movimiento (le estoy agarrando el gustito, ¿quién me va a parar a la vuelta?). Y seguramente los festejos populares de Semana Santa van a ser concurridos y coloridos y tendré la oportunidad de apreciarlo.

Ya al final de la semana, volveré a reunirme con las flamantes viajeras romanas, intercambiaremos experiencias y terminaremos las vacaciones Santas en Granada/Andalucía, ciudad otrora morisca y unánimemente recomendada, donde hallaremos montañas de 3500 metros a menos de una hora del más límpido mar y una temperatura decididamente primaveral. ¿Atractivo, no? Puedo declararme más que satisfecha con mis escapadas Santas.

Anuncios

Cepo a las hormigas, vía libre a los elefantes

Ayer se oficializó el aumento del 5% sobre las compras con tarjetas argentinas de crédito y débito en el exterior;  la medida se amplió y alcanza también a la adquisición de pasajes de avión, paquetes turísticos, seguros médicos, entre otros servicios vinculados al sector viajes y turismo. Con este nuevo ajuste, el recargo trepa al 20%.

Las noticias agregan: “a cuenta”. ¿Qué significa esto en los casos en que que el particular no tributa Ganancias o Bienes Personales (como es mi caso)? Que ese porcentaje debería ser posteriormente devuelto, previa gestión en las oficinas de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). No hago mal en desconfiar de ese “debería ser”: en enero de 2013 se devolvió a algunos de quienes viajaron ocho meses antes un porcentaje inferior al 15% que en ese momento regía.

Cuando ya nos resignamos al cepo cambiario y la liberación de la restricción para la compra de moneda extranjera parece improbable en el corto plazo, el “impuesto al viaje” continúa endureciéndose. Evidentemente la presión estatal busca no solo perseguir la evasión fiscal sino que es una manifiesta prohibición a circular con libertad fuera del país. (más…)

Te deum

Tanto la renuncia de Benedicto XVI como la asunción del nuevo Pontífice Francisco I las viví estando en Madrid. Los dos hechos fueron de gran impacto tanto en el plano mundial como en lo personal. El desconcierto por la dimisión, la espera(nza) en la transición y la alegría por la pronta elección de un nuevo papa latinoamericano, hispanohablante, argentino, son momentos históricos que no olvidaré de mi estadía en España.

Estando lejos de casa, Francisco I es el flamante referente argentino al momento de relacionarnos con gente nueva. “¿Son de Argentina? ¿Están contentas por el nuevo papa?” son las cuestiones a zanjar antes que cualquier otra, quedando momentáneamente relegados otros personajes ilustrativos del imaginario español sobre la Argentina: la futura reina de Holanda, Cristina Kirchner, Maradona o Messi.

La reciente elección de un papa argentino nos tiene a todos los coterráneos en el centro de la escena mundial, y a las viajeras nos trasforma en embajadoras en la Madre Patria. Al igual que en tantos otros temas, especialmente en aquellos en los que argentinos y españoles tenemos puntos en común (expropiación de YPF, el fútbol, las colonias americanas) nos urge estar cuidadosamente informadas y formadas para aportar luces y sombras al imaginario de muchos españoles sobre nuestro país.

Las raíces tironean emocionalmente cada vez que oímos hablar del “papa argentino”. Los medios de comunicación se hacen eco de muchos detalles de la argentinidad que conocemos y añoramos. Por eso, porque la permanente referencia al papa argentino acorta la distancia que nos separa de la patria, gracias Francisco I, que Dios lo bendiga.

Hotel en calle Arenal, Madrid
Hotel en calle Arenal, Madrid