Villa Carlos Paz, a medio camino entre el mar y la montaña

Las próximas vacaciones de verano nos ponen en una disyuntiva: ¿mar o montaña? Villa Carlos Paz podría ser una tercera alternativa a la que no le falta nada: aquí conviven sierras, lagos, arroyos, balnearios y una infraestructura ideal para recibir al turismo estival. Además, forma parte de un interesante circuito de localidades cordobesas con mucho para ver como Cosquín, Alta Gracia, Tanti, Icho Cruz, Macho Sumaj y Cuesta Blanca, entre otras. Apenas 31 kilómetros la separan de Córdoba capital; se trata de una de las villas turísticas argentinas más elegidas para el descanso y la recreación.

Villa Carlos Paz se alza en medio del Valle de Punilla y despunta tanto en sus atractivos naturales como en su centro urbano con todas las comodidades y variedad de lugares de esparcimiento.

¿Qué se puede ver y hacer durante el día en Villa Carlos Paz?

lago-san-roqueEl clima agradable y templado de las sierras cordobesas permite disfrutar al aire libre, sobre todo en verano. Aunque está lejos del mar, posee un bello circuito de playas y pequeños balnearios a orillas del Río San Antonio, el arroyo Los Chorritos y el Lago San Roque. Arena, piedras y agua cristalina componen la postal preferida por los visitantes en verano.

El entorno serrano amerita buscar las mejores vistas del Valle y en Carlos Paz abundan los puntos panorámicos que permiten admirar la belleza del paisaje. Desde los más simples e impensados como una esquina en un barrio elevado de la ciudad, hasta el mirador natural que constituye el Cerro de la Cruz y su ascenso en aerosilla. También se puede acceder a esta cumbre de 2200 metros de altura a pie en un desafío físico interesante. Allí se observa una cruz de enormes dimensiones alrededor de la cual se organiza el Vía Crucis durante la Semana Santa.

cruz-copia-2

Uno de los museos más originales de la ciudad se halla a unas pocas cuadras del centro y merece una visita de los fanáticos de los autos y las miniaturas: se trata del Museo de Clásicos, una iniciativa del vecino Luis Navarro que llega cada vez más a oídos de los residentes y visitantes. Este recinto abierto al público representa el primer y único museo de autos a escala de coleccionista del país, y atesora más de dos mil piezas. Autos de calle y de colección, camiones, motos y motonetas, tanques de guerra y aviones prolijamente exhibidos deslumbrarán a grandes y chicos.

El ícono turístico de Carlos Paz es el objeto menos pensado, pero que en la Villa despierta risas y sorprende cada media hora. Se trata de un Reloj Cucú de estilo germánico: consta simplemente de una caseta con sus ornamentos decorativos, sostenida por un mástil en una plaza céntrica de la ciudad. Cada media hora en punto suena el gong y se asoma el gracioso pajarito, a la vez que se agolpan muchos turistas deseosos de captar el momento. El Reloj Cucú de Villa Carlos Paz anuncia la hora desde 1958 y fue construido íntegramente con materiales autóctonos.

cucu

¿Qué hacer por la noche en Carlos Paz?

En verano, Carlos Paz se convierte en uno de los polos teatrales más importantes del país. Las obras y compañías se trasladan desde Buenos Aires hacia los principales centros turísticos argentinos y la Villa disputa la mayor cantidad y calidad de los espectáculos con otro coloso del turismo nacional estival: Mar del Plata. Definitivamente un paseo imperdible de la noche cordobesa es ir al teatro a descostillarse de la risa y pasar un buen rato. Porque la alegría también hace al descanso y el relax.

La Avenida Libertad consta de unas cinco cuadras con lo mejor de la Villa en materia gastronómica, bares y pubs. Se halla muy cerca de los principales teatros, constituyendo un excelente complemento para la recreación nocturna de adultos, jóvenes y familias. Las discotecas y el casino son otras posibilidades para culminar un día intenso en uno de los centros turísticos más visitados del país.

 

Qué ver en las ciudades más antiguas de Argentina

La creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776, dependiente de la Corona española, fue el primero de una serie de hitos fundamentales en la historia de las naciones de América del Sur. En este primer intento de organización administrativa fue que comenzaron a fundarse pequeños asentamientos, que fueron creciendo hasta convertirse en poblados más importantes. Algunos de ellos resistieron el paso del tiempo y la ruptura que implicaron las independencias nacionales: pasaron de ser fuertes coloniales a localidades englobadas en el territorio de países autónomos.

La República Argentina, con apenas 200 años de vida, posee muchas localidades que fueron creadas a partir de su independencia en 1816 e incluso antes de que el país existiera como tal. En estas ciudades con varios siglos de vida es donde la historia colonial y fundacional puede ser vista y revisada de primera mano.

La ciudad más antigua del país que aún se mantiene en pie es Santiago del Estero. Mil kilómetros y casi treinta años de diferencia la separan de Buenos Aires, la gran ciudad y capital del país, cuya segunda y definitiva fundación data de 1580. Considerada como la “madre de las ciudades”, los españoles inauguraron al noroeste del territorio argentino su proceso de colonización, que luego se extendió por todo el país. Santiago del Estero fue fundada en 1553 y el mejor testimonio de su longeva historia es, como en la mayoría de las ciudades, la Catedral Basílica construida en 1591, que fuera la primera iglesia del país. El capitán español Francisco de Aguirre la bautizó “Santiago” en homenaje a Santiago Apóstol y “del Estero” por los bañados y el cauce del río cerca del cual se encontraba enclavada. Más tarde pasaría a ser la ciudad capital de la provincia del mismo nombre, cuna del folklore y la chacarera, paraíso de aguas termales y poseedora de las salinas más grandes del país.

santiago-del-estero-catedral-atardecer

En la provincia más poblada del país, Buenos Aires, más de veinte distritos ya son bicentenarios. Sin embargo la localidad de Baradero las dobla en edad, ya que en 2015 celebra cuatrocientos años de vida. Nació como una reducción indígena en los márgenes del Río Baradero; el Museo Histórico Municipal de la ciudad posee objetos de la cultura indígena que datan de estos primeros años. Ya en el siglo XIX, la fuerte ola inmigratoria recaló también en Baradero; hoy puede visitarse la “Colonia suiza” que fue el primer asentamiento de los recién llegados a partir de 1856. La Reserva Natural Urbana Parque del Este, el Parque Botánico Sarmiento y la Pulpería “El Torito” (una de las últimas de toda la provincia) son otros de sus atractivos para el turismo. Actualmente el Río Baradero concentra una importante actividad vinculada a los deportes náuticos.

En la Patagonia, región del país anexada tardíamente al territorio nacional (las campañas denominadas “Conquista del Desierto” se sucedieron hasta 1885), la localidad más antigua en pie está en Río Negro y es su actual ciudad capital, Viedma. Su fundación data de 1789 y se realizó conjuntamente con la de Carmen de Patagones, localidad vecina emplazada en territorio bonaerense. Desde 2002 se la considera la “capital histórica de la Patagonia” y en 2009 estuvo cerca de convertirse en la capital administrativa del país, aunque finalmente el proyecto legislativo no fue sancionado. Su principal atractivo turístico es el Río Negro, el mayor de la Patagonia argentina y uno de los cinco más caudalosos del país. En este entorno fluvial se promueven excursiones de pesca embarcada, paseos en catamarán y kayak y la práctica deportiva de canotaje y velerismo.

viedma-costanera

Por esos días por venir, por este brindis para mi

Brindo por este año inolvidable que según los almanaques va quedando atrás, pero que en mi corazón y mi mente vivirán especialmente hoy, mañana y siempre. Reafirmarlo en este blog es redundante; una aclaración cuestionable por su obviedad. Porque sin duda los días narrados y compartidos en este espacio son los responsables de un 2013 tan feliz.

Quiero especialmente saludar a todos mis amigos virtuales, que compartieron mi travesía europea y mi felicidad a cada paso. Desearles un 2014 pleno de oportunidades para ser felices, y ojalá que el viajar, esa filosofía de vida que nos determina, sea una opción concreta y real. En lo personal, espero que este nuevo año me regale esa posibilidad, que ansío sin demasiadas pretensiones y con mucha ilusión.

¡Hasta el año que viene y por muchos viajes más!

“Soy

las ganas de vivir

las ganas de cruzar

las ganas de conocer lo que hay

después del mar”.