El arte moderno nos enseña que hay espacio para todos


DSC00044Le debo los créditos del título al maestro Ryszard Kapuscinski, quien ha sabido ver la dimensión política y social del arte en los tiempos que corren. Vale la pena citarlo más extensamente para entender que su afirmación poco tiene de caprichosa o idealista:

“Hoy, para entender hacia dónde vamos, no hace falta fijarse en la política, sino en el arte. Siempre ha sido el arte el que, con gran anticipación y claridad, ha indicado qué rumbo estaba tomando el mundo y las grandes trasformaciones que se preparaban. Es más útil entrar en un museo que hablar con cien políticos profesionales. Hoy en día, como el arte nos revela, la historia se está posmodernizando. Si aplicáramos a ella las categorías interpretativas que hemos elaborado para el arte, quizá lográramos desentrañar mejor y tendríamos instrumentos de análisis menos obsoletos que los que, generalmente, nos empeñamos en utilizar. Caídas las grandes ideologías unificadoras y, a su manera, totalitarias, y en crisis todos los sistemas de valores y de referencia apropiados para aplicar universalmente, nos queda, en efecto, la diversidad, convivencia de opuestos, la contigüidad de lo incompatible. Puede derivarse de todo aquello una conflictividad abierta y sanguinaria, arcaica, el enfrentamiento difuso, el renacimiento de los localismos y de los feroces tribalismos, pero también podrá surgir un lento aprendizaje de la aceptación de lo distinto a uno mismo, de la renuncia a un centro, a una representación única. Como el arte posmoderno nos enseña, quizá podríamos darnos cuenta de que hay espacio para todos y que nadie tiene más derecho de ciudadanía que los demás”.

"Usted prefiere a los grandes maestros, usted no se queda tranquilo com la vanguardia..." #ReinaSofía
“Usted prefiere a los grandes maestros, usted no se queda tranquilo con la vanguardia…” #ReinaSofía

Estando en Europa he podido visitar algunos de los museos más importantes del mundo. No me importa si tardo una, tres o siete horas en recorrerlo (aunque mi cuerpo se resienta); no me puedo ir hasta que no siento que me colmó con los tesoros que cada uno alberga. No lo tomo como una autoimposición (“Estoy acá y tengo que ir. ¡Cómo voy a decir que no fui!”) sino por un gusto innato de todo tipo de manifestaciones artísticas que viene de larga data.

Para mí visitar un museo es una aventura, en el sentido más propio de la palabra. Y a partir de la lectura de tan reveladoras palabras de Kapuscinski me propongo prestar más atención a ese costal político que ciertamente desborda en el arte del siglo XX, de cambio y ruptura con su cometido clásico. 

En esta nueva senda me encuentro después de visitar la Galería TATE de Arte Moderno en Londres, y el Museo Reina Sofía de Madrid. No es novedad que el arte es empleado desde hace siglos para denunciar injusticias y padecimientos. La Modernidad encontró un renovado motivo: vociferar que en el arte hay de todo, porque todos somos una compleja Humanidad con una impostergable necesidad y deseo de hacernos oír. 

Anuncios

2 comentarios en “El arte moderno nos enseña que hay espacio para todos

  1. Pingback: La salida del finde: ¿vamos al museo? | Literatas

  2. Pingback: No sé si estoy en lo cierto, lo cierto es que estoy aquí | España comentada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s