No hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada


“Granada es el tesoro más preciado de España, una despensa de sabores, de olores y de pasión”. Víctor Hugo

La Semana Santa XXL terminó en Granada, Andalucía, al sur de España. ¿Cómo elegimos el destino? Nos convenció la recomendación unánime de los amigos españoles, que adujeron entre sus razones: belleza natural (mar y montaña con unas pocas horas de diferencia) historia, cultura, arquitectura (última ciudad en manos de ocupantes islámicos en la Península Ibérica, cuya estadía prolongada en estas tierras es bien visible) calidez humana y agradables temperaturas (en teoría). Si bien padecimos una lluvia bestial e incesante el Domingo de Pascua, el clima no fue (ni será nunca) un impedimento de peso cuando uno está en tránsito, con ansiedad y avidez por conocer esos lugares que en las charlas prometían ser tan impactantes.

DSC00002
Pedazo de hostel, muy bien ubicado y altamente recomendable

El centro de Granada fue nuestro mismísimo hogar durante esos días, porque el hostel Granada Inn Backpackers estaba estratégicamente ubicado cerca de las cuestas por las que iniciamos los itinerarios de cada día. La Calle Reyes Católicos, la Puerta Nueva, el Ayuntamiento y una multiplicidad de pasajes, comercios y bares de tapeo que relojeamos y otros que conocimos fueron nuestro entorno urbano habitual. La multiculturalidad esperada y enriquecedora de la estadía en hostel, con gente joven y motivaciones en muchos casos similares a las nuestras nos propiciaron largas y divertidas charlas.

Nuestro ímpetu nos llevó a transitar las calles aún dormidas y ascender con buen ritmo y pocas palabras (por la agitación y la altura) hasta la Alhambra, Patrimonio de la Humanidad e ícono de la influencia islámica en España por ocho siglos, construida a partir de mediados del siglo XIII. Se trata de un conjunto de palacios y edificaciones donde se concentraba la vida pública, militar, social y religiosa de los musulmanes hasta la Reconquista española en el siglo XIV. Esta imponente región situada al norte de la urbanización actual, sobre las montañas, goza de una vista privilegiada de la ciudad de Granada, así como sorprende con sus palacios, fuertes, jardines y patios decoradas al fiel estilo árabe. Podría estar horas describiendo los recovecos únicos de cada sitio de la Alhambra, pero con decir que tras la Reconquista los Reyes, admirados por tan sublime patrimonio artístico y arquitectónico, decidieron no derribarlo. El nieto de los Reyes y emperador Carlos V decidió asentar en 1527 una residencia oficial lindante a los Palacios que ocupara la última dinastía musulmana. Allí funcionan el Museo de la Alhambra y el de Bellas Artes, ricos en reliquias e historia de siglos (lamentablemente la visita era “sin fotos”). En definitiva, la “reconquista respetuosa” de aquel predio habla de un deslumbramiento más grande que el deseo (o la obligación) de destruir lo que otros han hecho por la simple razón de ser “okupas” o enemigos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El segundo gran paseo, ya con mejor tiempo después de la mojadura extrema fueron el Albaycín y el Sacromonte. El ascenso comenzó desde la Calle del Darro, junto al río, donde el empinado ascenso y las diferencias en las sucesivas construcciones delatan el tránsito de una época y una concepción de la vida urbana a otra. En las calles, las casas y hasta en la atmósfera que recrean nativos y visitantes, deleintándose por igual con paisajes naturales y guitarras flamencas que resuenan a toda hora, se hacen patentes los kilómetros y las diferencias culturales con la capital, que tiene innegables encantos pero a otro nivel.

¿Qué hace imperdible al Albaycín? Principalmente una vista privilegiada a distintos ángulos y alturas de la colosal Alhambra, por sus distintos Miradores y unas casas, calles, plazas y bares impregnados de árabe, flamenco y gitano. Es que históricamente han vivido allí, como en un ghetto alejado de la “gente bien”, los pobladores de las clases más bajas, lo que no implica una forma de vida indigna sino distinta. Actualmente esta distinción entre los barrios altos con sus cuevas y la moderna urbe persiste, pero sin caer en una marginación discriminatoria. El Albaycín alto es un sitio seguro para recorrer, que ejerce una poderosa atracción turística como tantos otros sitios en Granada.

Muchísimas personalidades de todos los ámbitos y épocas describieron a Granada con palabras elogiosas; otros escritores célebres Federico García Lorca o Washington Irving (autor de las famosas leyendas de la Alhambra), con su nacimiento, residencia y obra en auspiciosa referencia a Granada engrandecen el nombre de la ciudad. El mérito de advertir su belleza innata y potencial podría endilgarse a los Reyes Católicos, que en vida manifestaron expresamente su voluntad de descansar en Granada cuando su reinado pasara a la historia. Para ello mandaron a construir la Capilla Real detrás de la Catedral, que aún los cobija en una esplendorosa tumba junto a su hija y yerno, Juana la Loca y Felipe el Hermoso.

Granada es la ciudad que elegimos para que nos cuente del sur de España. No nos defraudó y nos mostró algo agradablemente distinto de lo visto y visitado hasta ahora. Me sumo a aquella recomendación unánime y sin dudas que nos impulsó a elegirla entre otros destinos igualmente atractivos. Como reza el título que encabeza este post y que me recitó virtualmente @majogm, “nada como ser ciego en Granada” vaticina la más penosa imposibilidad: la de no conocerla de primera mano.

Anuncios

3 comentarios en “No hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada

  1. Me encantó. Yo crecí leyendo los Cuentos de la Alhambra y cuando la conocí, esperaba debajo de cada ciprés, encontrar a una de las tres princesas moras (Zoraida, la que no se animó a escapar) tocando el laud y muriendo de pena. Lugar mágico, La Alhambra y su Generalife. Le voy a pasar el post a mi madre, granadina, para que se deleite leyendo.

  2. Pingback: Ya ves, todo al revés | España comentada

  3. Hi, I think your website may be having browser compatibility issues.

    Whenever I take a look at your blog in Safari, it looks fine but when opening in Internet
    Explorer, it has some overlapping issues. I merely wanted to provide you with a quick
    heads up! Aside from that, fantastic site!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s